Caza en mano con perro de muestra

Contamos con una gran variedad de fincas en Castilla La Mancha con diferentes orografías para adaptarnos al gusto del cazador, así como al distinto nivel de dificultad.

Nuestro paisaje es el típico manchego, alternando cultivos como viña y cereal con monte bajo y olivos, encina y chaparro, retama, tomillo y matorral, bañados por ríos y arroyos. Terreno tan propicio para la perdiz roja "reina de la caza menor".

Nuestros territorios van desde el cazadero más llano y fácil de andar a otros más quebrados que hacen disfrutar al cazador más exigente.

Una apuesta segura, ya que se concentra una gran densidad y calidad de caza menor.

Nos adaptamos al cliente, proponiendo diferentes alojamientos dentro y fuera de la propiedad, ambos en pensión completa y una atención personalizada según las necesidades y demandas. Así como transporte y armas si fuera necesario, guías de caza, perreras y habitaciones frigoríficas para las piezas.